Sunday 17 march 2013 7 17 /03 /Mar /2013 08:02

 

 pt12406.jpg

 

Al adentrarnos en lo intrasubjetivo, en lo que le ocurre al sujeto en su mundo interno, recordemos que Pichon-Riviere reconceptualiza esto, proponiendo el concepto de grupo interno conformando un escenario interno con una dramática particular y subjetiva de cada uno. Dramática que cada uno lleva a cuestas como una cruz, cuya matriz se formó en el seno del grupo familiar y que fue modificándose en cada situación grupal en que se implicó el sujeto (21). Así, al entrar un sujeto a un grupo, por el impacto de lo grupal y para entrar en él, superpondrá ese grupo interno al grupo externo, intentando que este último se adecue al primero. Intento válido como primera aproximación –y única forma inicial posible-, correlativa al hecho de que cada individuo del agregado allí presente procede de igual manera.

 

Esta es la conceptualización de Pichon-Riviere de transferencia, definida como la adjudicación de roles inscriptos en el mundo interno –constituido como grupo interno- de cada uno de los demás integrantes, asumiendo uno el contrarrol correspondiente. Hablo de contrarrol pues lo que determina una posición es la existencia de la otra; contrarrol obvio, obviado en general. Pues es el mismo acto de hacer hijo a un sujeto que constituye a otro en padre, y viceversa. Otro tanto ocurre con el líder y los liderados, tema que abordaremos luego.

 

   Volvamos a la dramática interna de uno de esos integrantes del grupo que observamos, y que transfiere determinados roles; por ejemplo de un padre protector, una madre cálida, dos hermanos mayores y uno menor, una tía cercana, una abuela polémica. Habrá una demanda de roles a los otros, que paralelamente harán otro tanto con su grupo interno. Allí donde se adecuen adjudicación y asunción calzarán como un zapato en su horma, y si el calce es perfecto creará situaciones de fijeza, de estereotipia si con el tiempo no son modificadas. Así se irá dando un activo interjuego de asunción -por parte de cada uno- y adjudicación -de cada uno en los otros- de los roles que circulan. Roles que implican en un primer momento un desencuentro y un reencuentro. Desencuentro con el otro concreto del aquí y ahora, reencuentro con los personajes del mundo interno. Reencuentro que -trabajo mediante- tenderá a producir un encuentro con ese otro al correrse ese aspecto transferencial, pudiendo relacionarse un poco más con ese otro concreto.

 

   En este proceso el otro empezará a tener una representación mía y viceversa; y con cada uno de los otros ocurrirá lo mismo, sin quitar nunca del todo lo transferencial en juego. Cada uno de los otros será el otro del mundo interno y el otro de afuera en dialéctico interjuego. A medida que esto ocurre van a ir construyendo una representación de ese otro, representación interna que se producirá a lo largo de un proceso en el que se van dando cuenta que ese otro es otro, distinto del de su mundo interno, posibilitándose a partir de allí modificarlo e incorporarlo como tal, como otro. Lo mismo le ocurre al otro con cada uno, surgiendo lo que Pichon-Riviere denomina mutua representación interna (MRI), o sea la representación que tengo en mi mundo interno del otro y la que el otro tiene de mí.

 

   ¿Cómo ocurre esto?  De acuerdo a mis necesidades y a lo que ocurra en el encuentro con los otros; a que el otro gratifique o frustre, asuma o no, total o parcialmente, los roles por mí adjudicados, y el cómo los interjuegue. Cómo se interjueguen entre sí todos y cada uno con cada uno de los otros. Por esto Pichon-Riviere dirá que la MRI -junto con la tarea- son los principios organizadores del grupo. MRI que se estructurará como producto de las relaciones transferenciales que se produzcan en el grupo.

 

   Propongo por esto situar a la transferencia como lo estructurante de la dinámica grupal. Relacionando los organizadores pichonianos con el modelo formal abstracto de Romero, considero que tanto la estructura como la dinámica se producen a partir de un disparador, al que denomino lo estructurante. Tomando la definición de Romero de estructura (15), considero lo estructurante como aquel elemento que posiciona, que produce forzosa, invariante, necesaria y universalmente posicionameintos, que es la razón de ser de determinada estructura y de determinada dinámica. Así, conceptualizo a la tarea como lo estructurante de la estructura, deviniendo los supuestos básicos como efecto defensivo de la misma. Y como lo estructurante de la dinámica ubico a la transferencia, pues es a partir de ella que se posicionan los sujetos en la dinámica latente, constituyendo el entramado de la MRI y las relaciones objetales propias de ese grupo.

 

   Y será esta adecuación de la MRI que modelará la pertenencia al grupo, a ese grupo. Concepto de pertenencia ligado al de identificación. En tanto reconozco al otro como otro, podré integrarme con él, posibilitando el pasaje de la afiliación a la pertenencia. Estas dos formas refieren a distintos grados de integración al grupo, del grupo en sí y respecto a la tarea, siendo verificables en un grupo en el pasaje que se produce de un yo a un nosotros, en el compromiso con la tarea y el proyecto. Enfatizo pertenencia ligada y referida a la tarea, no a secas, que estaría más ligada a un ser que a un hacer, a un dar identidad más que a un producir, deviniendo en estereotipia (situación ligada al narcisismo). Esto se irá dando en un interjuego entre la MRI y la contradicción N-S y su pasaje de necesidades individuales y en común a necesidades comunes, pudiendo devenir otra contradicción universal planteada en los grupos, llamada sujeto-grupo, que toma las formas de mundo interno-mundo externo, o bien yo-otros, en formas iniciales polarizadas (dilemáticas) o masificadas (confusionales).

 

   ¿Por qué sitúo esta contradicción sujeto-grupo entre la MRI (ligada al vector pertenencia) y la contradicción N-S? Pues es el viejo problema del narcisismo; implica la renuncia  o no al narcisismo individual (polo de la N-S individual, polo del sujeto) en pro del narcisismo grupal (polo de la N-S comunes, polo del grupo) que a su vez interjuega en masificar dicha N-S, masificar al grupo en una identificación especular, narcisista (22), en que no puede haber diferencias, donde lo heterogéneo es rechazado. Resolver esta contradicción implicará aceptar lo heterogéneo como necesario y molesto a la vez (23); necesario por ser la posibilidad de producir algún cambio; molesto justamente por eso, por ser un cuestionamiento a mi identidad, al tener que aceptar la diferencia.

 

jazzfuneral.jpg 

 

   Retomando la contradicción sujeto-grupo, vemos que si un grupo se estereotipa en uno u otro polo de la misma, obstaculiza el desarrollo de la tarea, pues –a causa de esta no resolución- no se pueden desplegar plásticamente roles complementarios. Esto nos sitúa en analizar el interjuego de roles desde el vector cooperación (24). Cooperación será la capacidad que tiene un grupo de desplegar roles complementarios y no suplementarios; roles que se articulen con los contrarroles correespondientes, agregando que éstos sean situacionales y rotativos, con el menor grado de estereotipia posible, permitiéndonos leer no sólo la existencia o no de la cooperación en sí, sino además los diferentes niveles y formas de ésta, desarrollados por un grupo respecto a la realización de la tarea propuesta. O sea el interjuego entre la cooperación y la competencia que un grupo despliega en los roles que sus integrantes asumen. ¿Y a qué roles me refiero?

 

   Pichon-Riviere nos hablará de los roles de: líder, chivo emisario, saboteador y portavoz. Por los motivos antes expuestos acerca de que un rol implica obligatoriamente un contrarrol agregaremos los roles de liderado, chivador y cómplice, y añadiremos además el rol de disidente (25).  

 

   Veamos que implican: el líder es aquel que impulsa y organiza la acción tendiente a la realización del proyecto, y que será el depositario de lo bueno para los otros integrantes del grupo; dado que es un concepto situacional, éste puede rotar, habiendo además distintos liderazgos según los vectores: líder de pertinencia, de comunicación, de pertenencia, de cooperación, de aprendizaje y de telé (26). Los liderados, también llamados seguidores, son los depositantes de lo bueno en el líder; depositación que determinará su accionar en el grupo. El chivo emisario (27) es el depositario de lo malo, de los aspectos negativos que otros integrantes –los chivadores- depositan en él; y si esos aspectos deben ser mantenidos a distancia extremando la disociación éste puede ser expulsado con la fantasía que con él se irán también esos aspectos que –como son propios de los integrantes- desde ya vuelven a aparecer. El saboteador o líder de la resistencia al cambio es aquel que asume un liderazgo negativo respecto a la realización de la tarea; y como hablamos de liderazgo tendrá que ser apoyado por otros, que jugarán el rol de cómplices.  El portavoz es aquel que, enunciando algo que le sucede a él y sin saberlo conscientemente, denuncia al enunciar lo propio lo que acontece en el grupo; o sea que enuncia por su historia personal -por lo que Pichon-Riviere llama verticalidad- lo que acontece en la horizontalidad, o sea, en el aquí y ahora grupal. Es interesante agregar el rol de disidente, que es aquel que, tendiendo al proyecto no asumió el liderazgo del grupo. Disidente que difiere del chivo (pues no es el depositario de lo malo) y del saboteador (pues no apunta a la resistencia al cambio). Cabría agregar que tiende a ser ubicado en estos lugares por el líder vigente -devenido en resistente al cambio y, por lo tanto, saboteador de la tarea- con el fin de preservar su liderazgo.

 

   Con el último vector mencionado completamos lo que Pichon-Riviere crea como instrumento para la lectura y evaluación de un proceso grupal, que es el esquema del cono invertido, cuyo eje es la tarea y que está compuesto por los seis vectores ya mencionados: pertenencia, cooperación, pertinencia, comunicación, aprendizaje y telé, a ser leídos cada uno de ellos en relación a la tarea. Pichon-Riviere sostiene que van de lo manifiesto a lo latente, por lo cual la lógica que los ordena es descendente; si hay un conflicto en un nivel habrá que buscar las causas en el inmediato superior (por ejemplo, ante un conflicto con la telé revisar el vector aprendizaje, si éste se produjera en la cooperación indagar en afiliación-pertenencia). Ubicando los conceptos en nuestro esquema:

 

 Referencias

 

Contradicciones      N-S                                               Vectores       Afil. Y Pertenencia 

                             Proyecto-R.al cambio                                         Cooperación   

                             Manifiesto-Latente                                              Pertinencia

                             Lo viejo-Lo nuevo                                              Comunicación                         

                             Sujeto-Grupo                                                     Aprendizaje

                                                                                                      Telé

Organizadores       TAREA 

                            MRI   

 

   Y va siendo hora de ir dando respuesta a preguntas que dejamos en el camino. Volvamos por lo tanto a ellas, enriquecidos. Entonces, ¿qué es un grupo para Pichon-Riviere?  Pregunta que más que un punto de partida vacío de contenido, es un punto de llegada, un concepto al que arribamos por haberlo ido construyendo. Grupo para Pichon-Riviere es un “conjunto restringido de personas que ligadas por constantes de tiempo y espacio y articulados por su mutua representación interna se proponen, en forma explícita o implícita, una tarea que constituye su finalidad, interactuando a través de complejos mecanismos de asunción y adjudicación de roles” (28). “Conjunto restringido de personas” remite al pequeño grupo en el cual las relaciones son cara a cara; que se hallan ligados por “un tiempo y un espacio”, lo cual es condición necesaria mas no suficiente para poder definir la existencia de un grupo como tal (relacionado esto con el primer criterio de Romero (29)); y continúa “articulados por su mutua representación interna”, lo cual alude tanto a la representación del otro como al lazo que me une a él, o sea, el lazo identificatorio, y a la representación del grupo como un todo (segundo y tercer criterio de Romero (30)); y agrega la finalidad, el objetivo del grupo, a lograr mediante la tarea –explícita o implícita- a partir de la cual el grupo se constituirá, generando una particular dinámica, cuya interacción estará determinada por el interjuego de adjudicación y asunción de roles.

 

 

foto-jerry1.jpg

 

   ¿Y cuándo será grupo? Para Pichon-Riviere al verificarse la existencia de ambos organizadores: la tarea y la MRI, por lo cual si bien el proceso grupal comienza en la primera reunión, el grupo como tal no existe hasta no producirse la coexistencia de ambos organizadores.

 

   Y cómo será dicho grupo? Para responder esto tendremos que tomar cada vector del cono invertido y hacerlo jugar en los distintos momentos del proceso, interactuando con los otros en relación a la tarea a fin de indagar y comprender dicho proceso.

 

   Y algo más; ¿cómo irá siendo? Irá siendo al producirse el movimiento de lo explícito a lo implícito, al irse desenvolviendo las distintas contradicciones universales con la particular trama de ese grupo, trama que remite como motor al conflicto. Conflicto que se desplegará en el existente, elevando las ansiedades básicas y obstaculizando la tarea. Esto hará necesario un movimiento, un dar cuenta de lo latente que generó aquello que obstaculiza, produciendo una modificación; lo hasta entonces latente aparecerá para ser trabajado, emergerá y devendrá luego en un nuevo existente en el que surgirá otro obstáculo provocando un nuevo movimiento interpretativo que dé cuenta de lo obstaculizante posibilitando la emergencia de lo latente y su elaboración al emerger, y así sucesivamente. Este movimiento se producirá en todo grupo, en mayor o menor medida, según su operatividad.

 

Operatividad como adjetivo, a diferenciar de lo que Pichon-Riviere denomina “técnica de grupo operativo” (31). Operatividad que dependerá en gran medida de la existencia en el grupo de miembros que puedan asumir adecuadamente la función interpretante, la cual en la técnica de grupo operativo es tarea del coordinador (no excluyendo que los integrantes puedan desempeñarla). Este movimiento descripto (existente, movimiento interpretativo, emergencia de lo nuevo elaborado) al producirse en un grupo coordinado según la técnica de grupo operativo, constituye lo que Pichon-Riviere denominó unidad de trabajo (32), regulando ese ir siendo del que hablábamos, en función de la tarea. La unidad de trabajo implica una lógica -más allá de una mera secuencia temporal- para analizar el proceso grupal.

 

Lógica que contiene tres movimientos: El existente, la intervención y el emergente (32), que permite comprender cómo el grupo va resolviendo –o no- los obstáculos que se le van presentando al realizar la tarea, acorde a la técnica de grupo operativo. ¿Y qué es lo específico de la técnica de grupo operativo?

 

   Pregunta que nos conduce a jerarquizar un concepto central (a), que hace a la esencia de la técnica de grupo operativo, y algunos conceptos que son también específicos del mismo (b, c, d, e, f):

 

a-     Grupo centrado en la tarea, sea ésta de aprendizaje, terapéutica, de investigación, de prevención, etc. Grupo centrado en la tarea que se diferencia tanto de los grupos centrados en el individuo (desconociendo la situación grupal) como de los grupos centrados en el grupo (que consideran a éste como una totalidad). Grupo centrado en la tarea significa mantener una situación triangular -regida por el Ideal del Yo (donde se ubica la tarea)- formado por la relación sujeto-grupo-tarea. En esta relación se articulará la verticalidad de cada uno –la historia individual de cada uno, lo que cada uno trae- con la horizontalidad –el aquí y ahora grupal–, abordándose a través del grupo –tomado como instrumento- la tarea. Tarea que abarca su propia realización, los problemas que ésta produce y las tareas de aprendizaje que conlleva trabajar los problemas personales relacionados con la tarea.

 

b-     Existencia de un encuadre que implica tiempo, espacio y roles prescriptos, y por ende, tareas diferenciadas. Roles prescriptos –o sea que no son emergentes del grupo- que en la técnica de grupo operativo son el rol de coordinador, observador y de integrante. La tarea del coordinador –llamado también por Pichon-Riviere copensor- es el retrabajo con los obstáculos respecto de la tarea, planteándose “como finalidad crear –siempre en interacción- condiciones (33) para el desarrollo de procesos de progresivo esclarecimiento, insight y elaboración, visualización y resolución de contradicciones. O sea, aperturas hacia el aprendizaje como transformación interna y externa” (34). Trabajará para ello con los “mecanismos de adjudicación y asunción de roles, sin actuarlos, interpretando el sentido de lo transferencial, de la reedición, en el aquí y ahora del grupo, de deseos, fantasías y modelos de relación inscriptos en el mundo interno de los integrantes” (35), que obstaculizan en el aquí y ahora la tarea grupal. La función del observador “consiste en recoger todo el material, expresado verbal y preverbalmente en el grupo, con el objeto de realimentar al coordinador, en un reajuste de las técnicas de conducción" (36), al retrabajar luego con éste la crónica tomada en lo mediato (37). Y los integrantes tendrán a su cargo la realización de la tarea, tanto la explícita como la implícita.

 

c-      El trabajo con los obstáculos que producirán situaciones dilemáticas y estereotipadas, producto de la resistencia al cambio causada por el aumento del monto de las ansiedades básicas (paranoide y depresiva) generadas por la tarea.

 

d-     Develamiento tanto de lo latente como de lo implícito (38), en un pasaje desde lo manifiesto y lo explícito, en sucesivas unidades de trabajo, en función de el/los portavoces, a ser leído tanto en lo horizontal como en lo vertical, respecto a la tarea. O sea explicitar lo implícito en el punto de urgencia en el que –por la vecindad entre lo explícito y lo implícito- el señalamiento o la interpretación toca la fuente de la resistencia, posibilitando el insight.

 

e-     Grupo formado lo más heterogéneamente posible en su constitución (que implicará la riqueza de las diferencias y la diferencia propia del interjuego de asunción y adjudicación de roles) y lo más homogéneo respecto a la tarea (39).

 

f-       Lectura e interpretación desde un E.C.R.O., lo cual implicará una estrategia, una táctica, una técnica y una logística.

 

voc_music_jazz_1_pic_davis_miles_hands.gif

 

   Decía al inicio de estas hojas que introducirlos en el pensamiento de un autor tiene sus complicaciones. Y he aquí que cerrar esta introducción es también complicado, pues pretendiendo que sea justamente una introducción más valdría dejarlo abierto. Por ello, más que como cierre como reapertura, citaré las palabras de Pichon-Riviere al preguntársele acerca de lo que más a fondo sabía de su vida: “Que he estado en la tierra realizando una tarea concreta. Esto ha sido mi vida: una praxis permanente y en movimiento espiral” (40).  

 

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS Y NOTAS

 

 

1-     Este trabajo fue publicado por el CEP (Centro de Estudiantes de Psicología) de 1990 a 1992 y de 2000 a 2003, y por Tekné S.R.L. de 1992 a 2000 como material de la cátedra “Teoría y Técnica de Grupos”, cát. II de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires. La versión original es del año 1990, tuvo modificaciones realizadas en 1992 y nuevos cambios en la versión actual.

2-     Pichon-Riviere, E.: “El proceso grupal”, Ed. Nueva Visión, Bs. As., 1982 (pág. 207).

3-     Pichon-Riviere, E.: “El proceso grupal”, Ed. Nueva Visión, Bs. As., 1982 (pág. 205).

4-     Para profundizar el concepto de necesidad y sujeto del deseo: Freud, S.: “Tres ensayos de teoría sexual”, Ed. Amorrortu, Argentina, 1984; y Laplanche, J.: “Vida y muerte en psicoanálisis”, Ed. Amorrortu, Argentina, 1987 (cáp. I).

5-     Para ampliar sobre una posible articulación entre psicoanálisis y el concepto del materialismo dialéctico de ideología, leer: Hornstein, L.: “Teoría de las ideologías y psicoanálisis”, Ed. Kargieman, Bs. As., 1973.

6-     Esto remite a la concepción sartreana de la formación grupal, en el pasaje de la serie al grupo, en el interjuego constante y dialéctico de la contradicción entre la dispersión y la fusión. Para ampliar el concepto: Sartre, J. P.: “Crítica de la razón dialéctica”, Ed. Losada, Bs. As., 1963; Y Lapassade, G.: “Grupos, organizaciones e instituciones”,Ed. Gedisa, México, 1985.

7-     Respecto al trabajo de transformación del dilema en problema, y cómo tender a su integración, se plantea una técnica de trabajo con las polaridades en: Guzmán, C. y Klein,R.: “Polaridades en Gestalt: hacia una teorización con consecuencias clínicas”, publicado en Enfoque Gestáltico (publicación de la Asociación Gestáltica de Buenos Aires), año VI, Nº 21, Primavera 2002.

8-     Siguiendo el desarrollo iniciado por Freud (ver nota 4), Ana Quiroga plantea las ideas pichonianas del pasaje de sujeto de la necesidad a sujeto de la representación, diciendo: “Es desde su condición de sujeto de la necesidad y en el proceso relacional de satisfacerlas, que el hombre se transforma en el sujeto de la representación, sujeto de las significaciones sociales, en síntesis sujeto humano”, en: “Enfoques y perspectivas en psicología social”, Ed. Cinco, Bs. As., 1987 (Pág. 88).

9-     P. de Quiroga, A.: “Enfoques y perspectivas en psicología social”, Ed. Cinco, Bs. As., 1987 (pág. 21).

10-  D. Anzieu, en su libro “El grupo y el inconsciente” (Ed. Biblioteca Nueva, Madrid, 1978), plantea que “el grupo es experimentado por cada uno como un espejo de múltiples facetas” (pág. 152), y que “el espejo está roto en varios trozos que devuelven imágenes desfiguradas y diferentes” (pág. 143).

11-  Moreno sostendrá que la telé se producirá al correrse el aspecto transferencial. Para ir a la fuente: Moreno, J. L.: “El psicodrama”, Ed. Hormé, Bs. As., 1987. Una ampliación de esta problemática en “Una vuelta de tuerca a las relaciones entre telé y transferencia”, en este mismo libro.

12-  Sobre la importancia del concepto de tarea, ver en este mismo libro: “Juguemos en el grupo mientras la tarea no está ¿Tarea estás? (O a la búsqueda del concepto perdido: la tarea en Pichon-Riviere)”.

13-  Este desarrollo figura en el libro de Romero, R.: “Grupo, objeto y teoría”, Ed. Lugar, Argentina, 1987, al referirse al criterio intrasubjetivo para definir el hecho grupal.

14-  Para el desarrollo de este concepto, leer: “La concepción del sujeto en el pensamiento de Enrique Pichon-Riviere. Fundamentos para una psicología definida como social” en el libro de P. de  Quiroga, A.: “Enfoques y perspectivas en psicología social”, Ed. Cinco, Bs. As., 1987.

15-  Estructura definida como una “malla de posiciones, de relaciones entre las posiciones” (pág. 141), denominando posición a toda ““relación de relaciones”, relaciones forzosas, necesarias, universales, invariantes que hacen a la estructura ser lo que es” (pág. 135) según el concepto planteado por Romero, R. en: “Grupo, objeto y teoría”, Ed. Lugar, Argentina, 1987.

16-  Ver en Bion, W. R.: “Experiencias en grupos”, Ed. Paidos, España, 1980.

17-  La diferencia entre la teorización bioniana (de grupo de trabajo y grupo de supuesto básico) y el planteo de Pichon-Riviere (situación de tarea y de pretarea) es que los primeros son coexistentes -pues son dos niveles de funcionamiento psíquico presentes siempre ambos en todo grupo, con predominio de uno o del otro- mientras que los segundos se oponen y si el grupo está en una situación no se halla en la otra y viceversa.

18-  G. Jasiner –retomando planteos de M. Klein- advierte que el objetivo de trabajar la ansiedad es “lograr no su eliminación sino la capacidad para tolerarla. Elaborar la ansiedad entonces no es acabar con ella, sino “para enfrentar mejor las situaciones conflictivas potencialmente productoras de patología””, en Jasiner, G. & Woronowski, M.: “Para pensar a Pichon” Ed. Lugar, Bs. As., 1992 (pág. 128). 

19-  Este desarrollo está basado en el modelo formal abstracto de Romero, R: “Grupo, objeto y teoría”, Ed. Lugar, Argentina, 1987, en el cual la comunicación –planteada como estructural- se halla en la estructura manifiesta, siendo determinada por la estructura latente, desde la estructura de supuestos básicos bioniana.

20-  Citando a Bleger, J.: “… no se trata sólo de aprender en el sentido limitado de recoger información explicitada, sino de convertir en enseñanza y aprendizaje toda conducta y experiencia, relación o quehacer. Aprendizaje y enseñanza están tan solidariamente relacionados que, con frecuencia, en los grupos operativos que se ocupan de este tema se acuñó un neologismo, que primero apareció como lapsus, y que integra ambos términos: Enseñaje”. En: “Temas de psicología (Entrevista y grupos)”, Ed. Nueva Visión, Bs. As., 1971 (pág. 60/1).

21-  El grupo interno coincide en el momento de constituírse con la representación precursora de grupo de Romero. Difiere de ésta en que en cada nueva entrada a un grupo, el grupo interno se modifica, mientras que la representación precursora de grupo –condición necesaria de posibilidad de entrada de un sujeto a un grupo- permanece inalterable durante la vida del sujeto. Para ampliar estos conceptos, Romero, R: “Grupo, objeto y teoría”, Ed. Lugar, Argentina, 1987, (cáp. III, punto 1.c) y Klein, R.: “Rastreando la representabilidad del grupo en los albores de un sujeto”, Revista Campo Grupal, año 3, N­º 24, Bs. As., junio de 2001.

22-  Identificaciones imaginarias que son prototípicas del inicio grupal -según D. Anzieu- si logran los integrantes enfrentar al fantasma de rotura, y que podrán advenir a transformarse en identificaciones simbólicas, trabajo de por medio. Para ampliar: Anzieu, D.: “El grupo y el inconsciente”, Ed. Biblioteca Nueva, Madrid, 1978.

23-  Esto implica la conceptualización de Anzieu acerca del pasaje de la isomorfia a la homomorfia y la explicación de por qué cae el fantasma individual, y luego la imago, como organizadores de la fantasmática grupal. De todas maneras, aún primando el tercer organizador, seguirá existiendo la contradicción dialéctica sujeto-grupo. Anzieu, D.: “El grupo y el inconsciente, Ed. Biblioteca Nueva, Madrid, 1978.

24-  Este vector se denominó inicialmente cooperación-competencia, y su origen se halla en los desarrollos de los colaboradores de Kurt Lewin. Una excelente descripción del desarrollo lewiniano se halla en Romero, R.: “Grupo, objeto y teoría”, vol. II, Ed. Lugar, Bs. As., 1992 (cáp. IV, punto 6).

25-  Una revisión de los roles teorizados por Pichon-Riviere se halla en : “Una reconceptualización de los roles pichonianos (Tecnicamente conocido como: Dinamizando la tarea: el rol del disidente)”, en este mismo libro.

26-  Pichon-Riviere tomará también la clasificación de los tipos de liderazgo de la escuela lewiniana según los trabajos de White, R. y Lippit, R.: líder democrático, autocrático y laissez-faire (ver en Cartwright & Zander: “Dinámica de grupos: investigación y teoría”, Ed. Trillas, México, 1971). A éstos le agregará el liderazgo demagógico, definido como aquel lobo con piel de cordero, que mostrándose como democrático es profundamente autocrático, y que, por no dejar que esto se note cae finalmente en un liderazgo laisse-faire.

27-  El concepto de chivo emisario es tomado del texto bíblico. El “Levítico” diferencia dos modalidades diferentes de chivato. Una, descripta como chivo expiatorio, en la cual el macho cabrío es sacrificado a Jehova para expiar los pecados; otra, en la cual un segundo chivo es destinado a Azazel, describe cómo se le ponía en la cabeza del animal todas las iniquidades, rebeliones y pecados –lo malo en términos kleinianos-, expulsándolo luego al desierto, con la creencia –propia del pensamiento mágico- de que aquello que era depositado en él desaparecería del depositante. Para ampliar, ver en la Biblia “Levítico”, XVI.

28-  P. de Quiroga, A.: “Enfoques y pespectivas en psicología social”, Ed. Cinco, Bs. As., 1987 (pág. 78)

29-  Ver criterio interaccional de Romero, R. en el libro: “Grupo, objeto y teoría”, Ed. Lugar, Argentina, 1987 (cáp. III, punto 1.a).

30-  Ver criterios intersubjetivo e intrasubjetivo de Romero, R. en el libro: “Grupo, objeto y teoría”, Ed. Lugar, Argentina, 1987 (cáp. III, puntos 1.b y 1.c).

31-  Me resulta fundamental resaltar la diferencia entre el adjetivo “operativo” y la “técnica de grupo operativo” en tanto técnica de coordinación y observación de grupos. Para ampliar: Woronowsky, M. “¿Tiene vigencia el grupo operativo?” en el libro “Para pensar a Pichon”, Ed. Lugar, Bs. As., 1992   y Klein R.: “Juguemos en el grupo mientras la tarea no está. ¿Tarea estás? (O a la búsqueda del concepto perdido: la tarea en Pichon_Riviere)” en este mismo libro. 

32-  El planteo original de la unidad de trabajo de Pichon-Riviere está compuesto por el emergente-interpretación-nuevo emergente. O. Bricchetto propuso modificarlo planteando la siguiente diferencia: existente-intervención-emergente. Esta surge de sostener que lo que se manifiesta originalmente es lo que hay, o sea el existente; Si la tarea en éste se estereotipa se hará necesaria una modificación para que el grupo continúe la realización de la misma, lo cual implicará un movimiento del coordinador que no siempre será una interpretación, dado que puede operar mediante un señalamiento, una construcción, una propuesta de una técnica de acción, etc. El resultado de la misma –si ésta es operativa- producirá una modificación del existente, emergiendo lo latente que obstaculizaba la tarea, para que –al ser trabajado- ésta continúe. Una descripción y análisis dados por este autor, en: Bricchetto, O.: “Metáfora lúdica”, Ed. Corregidor, Bs. As., 1999.

33-  Me parece una clara demarcatoria de aguas respecto a cómo pensar la tarea del coordinador, la diferencia de posicionamiento de éste entre aquel que desarrolla los procesos del que crea condiciones de posibilidad para la realización de los mismos.

34-  P. de Quiroga, A.: “Enfoques y perspectivas en psicología social”, Ed. Cinco, Bs. As., 1987 (pág. 155).

35-  P. de Quiroga, A.: “Enfoques y perspectivas en psicología social”, Ed. Cinco, Bs. As., 1987 (pág. 157).

36-  Pichon-Riviere, E.: “El proceso grupal”, Ed. Nueva Visión, Bs. As., 1982 (pág. 153).

37-  Es interesante pensar este rol desde el planteo que al respecto hace Pacho O´Donnell desde la perspectiva de la escuela de terapia grupal de los Lemoine, como “garante de lo simbólico, punto fijo, terceridad que no solo para los pacientes, sino para el otro terapeuta funciona como contención de tentaciones narcisísticas…”, planteado en el prólogo del libro de Lemoine, G. Y P.: “Jugar, gozar”, Ed. Gedisa, barcelona, 1980 (pág. IV)

38-  En su ficha “Relaciones entre lo manifiesto y lo latente en los grupos operativos”, Ed. Cinco, Bs. As., Leonardo Schvarstein trabaja las articulaciones entre lo manifiesto, lo explícito, lo consciente, lo latente, lo implícito y lo inconsciente, precisando cada término.

39-  Es por este motivo que no se forman los grupos terapéuticos incluyendo en ellos sujetos neuróticos y sujetos psicóticos, pues si bien habría mayor riqueza respecto a la diferencia en la constitución grupal (heterogeneidad), nos hallaríamos frente a dos tareas opuestas; construir la ilusión grupal y la representación-grupo, en el grupo constituído por sujetos psicóticos; producir la caída de dicha ilusión y la transformación respecto a la representación-grupo en el grupo constituído por sujetos neuróticos, para que puedan aparecer las diferencias intrasubjetivas, y los posicionamientos y reposicionamientos tanto intersubjetivos como intrasubjetivos. Este tema se replantea en “Juguemos en el grupo…” (op. cit) en este mismo libro.

40-  Zito Lema, V.: “Conversaciones con Enrique Pichon-Riviere sobre el arte y la locura”, Ed. Cinco, Bs. As., 1985 (pág. 166).

Por Norma Españón. - Publicado en: Grupo operativo.
Ver los 0 comentarios
Volver a la página principal

255688 214156191939975 214154521940142 723982 973884 n

 

La silla del coordinador es un sitio que alberga contenidos y materiales de Psicología Social. Está diseñada como una Biblioteca virtual polifónica abierta a todas las voces. Es una estantería desordenada y despareja. No es completa ni abarcativa. Pretende ser una herramienta colectiva de trabajo para el abordaje de algunas de las problemáticas de la Psicología Social y nada más.

 

Se convoca a colaborar y enviar trabajos propios y de distintos autores a lasilladelcoordinador@gmail.com.

 

 

 

Algunos textos y autores recopilados en la Biblioteca.

 

Roberto Romero.

- Grupo, Objeto y teoría - link link link link

- Un modelo de objeto teórico - link

 

 

Armando Bauleo.

- La escisión de la Asociación Psicoanalítica Argentina, de 1972. "La enfermedad es el capitalismo". Revista Primera Plana, Mayo 1972. - link

- Acerca de "Ideología, grupo y familia". Resumen. - link

- El proceso de aprendizaje grupal - link

- "Coordinar un grupo no es liderarlo" - link

- Problemática grupal - link

- Grupos Operativos - link

- Entrevista con Armando Bauleo. - link

- Ensayo sobre el grupo - link

- La Empiria poética - link

- Las redes de microsolidaridad - link 

- Aprendizaje y comunidad - link

- Un comentario sobre la desinstitucionalización - link

- El grupo operativo - link

- Problemas de la psicología grupal (el grupo operativo productivo) - link

- Contribuciones de Armando Bauleo al concepto de grupo. Thomas Von Salis - link

- Entrevista con Armando Bauleo – link

- Acerca de “ideología, grupo y familia”- de Armando Bauleo - link

- Sujeto-Institución. Una relación imposible - link

- Psicoanálisis - Política - link

- Efectos del proceso grupal - link

- La interrogación como método - link

 

 

Eduardo Pavlovsky.

- Las escenas temidas del coordinador de grupos - link

- Poroto enseña la ciencia de la huida - link

- Poesía - link

- Resistencias del director de psicodrama - link

- Dos estares del coordinador - link

- Un caso de multiplicación dramática en grupos - link

- Sobre dos formas de comprender del coordinador grupal - link

- Terapia y existencia - link

- Lo fantasmático social y lo imaginario grupal - link

- Qué hacemos con lo que sabemos - link

- La poesía en psicoterapia - link

- Psicoterapia, psicodrama y contexto socio-político - link

- Sobre Psicoanálisis y Poder - link

- Apuntes sobre el cuerpo del actor - link

- Las identidades fragmentadas. La mayoría silenciosa es sensible al discurso del poder - link

- Por una ética de la enunciación - link

- La multiplicación dramática - link

 

 

Adrián Buzzaqui Echevarrieta.

- El modelo grupal pichoniano - link link link link link link link link link

- El campo grupal - link link link link link link link link

- La función de los coordinadores - link link link link

- Grupo, Tarea y Coordinación - link

 

 

Horacio Foladori.

- La verticalidad del coordinador del grupo - link

- La concepción de liderazgo en Pichon-Riviére - link

- El grupo operativo y su concepción de la Psicología Social. link

- Notas sobre lo grupal y lo político - link

- Los orígenes de la grupalidad - link

- Acerca de cómo se instala un grupo operativo - link

- El grupo como alternativa antiglobalizante - link

- La concepción del liderazgo en Kurt Lewin - link

- La institucionalización del pensamiento - link link link link link

- Teoría de la fisura en las instituciones - link

- Estructura y dinámica familiar. El poder en la familia - link

 

 

Norberto Lipper.

- El psicoanálisis como herramienta para los psicólogos sociales - link link link link

- La Crónica de Observación - link link link link 

- Los miedos y las ansiedades en un grupo - link

- La Transferencia en los grupos - link link link

- El rol coordinador - link

- Teoría de la conducta humana. Aportes de la Psicología Social - link


 

Norma Españón.

- Tarea y Pretarea - link link link

- Crítica de la vida cotidiana. El pensamiento crítico - link link link 

- Las nuevas formas de agresividad social - link

 

 

Román Mazzilli.

- La actitud psicológica del coordinador de grupos - link

- El rol del coordinador de grupos - link link

- Preguntas, vínculo y subjetividad - link

- Crónicas sueltas de excluidos encerrados - link

 

 

Marcelo Percia. 

- Locuras actuales. Los cansados, los agotados y los exhaustos. link

- Lo grupal: la cuestión de lo neutro. link link

- Esteriotipia. link

- El trabajo en las instituciones. link

- Instalación política de los grupos (decepciones de Bion) - link link link

- El teatro preposicional - link

- El amor y la melancolía bajo el capitalismo - link

- La angustia como afección anticapitaista - link

- Condiciones subjetivas de los años 60 y 70. Compromiso y responsabilidad social -  link

- Entrevista - link

- Kafka. Partidas del sentido - link link

- El secreto del padre - link 

- Lo intelectual como crisis de la unaminidad - link

- Malentendido - link

- Guía para el desarrollo de deshabituaciones clínicas culturales - link

- Clínica y política - link link

- Hablar y escuchar. Problemas de cálculo en situación de grupo subjetivo - link

- Introducción a pensamiento grupalista en la Argentina y algunos de sus problemas actuales - link

 - Logos en pro de lo grupal - link

- Intrigas y melodrama como figuras de sujeto en Boquitas Pintadaslink

 

 

Ronaldo Wright. 

- La teoría de las Tres D en Psicología Social - link

- La palabra en los grupos - link

- El deseo en los grupos - link

-  La coordinación grupal - link link link

- Psicología Social y mediación - link

- Aprendizaje y Psicología Social - link

- Psicología Social y Educación - link

- Enseñaje y Psicología Social - link

- Resistencia al cambio y procrastinización - link 

- Humanismo y Psicología Social - link

- Leyes de la Dialéctica en nuestra Psicología Social - link

- Dialéctica y Psicología Social - link

- Martin Baró y Pichon-Riviére - link

- Homenaje a Enrique Pichon-Riviére ("al troesma con cariño") - link

- Resonancia y ecos en el Palacio San Miguel - link

- A cien años del natalicio de Enrique Pichon-Riviére - link

- Psicoanálisis y ley. La mala praxis profesional - link

- La escucha del coordinador - link     

- La palabra y la coordinación grupal - link 

- Coordinar nuestro grupo interno - link    

- Psicología Social y ECRO - link

- La disponibilidad del coordinador - link

- Psicología Social y tramas vinculares - link

- Algo más sobre vínculos y Psicología Social - link

- Secreto profesional y Psicoanálisis - link

- Psicoanálisis y deber de confidencialidad - link

 - Vida Cotidiana y Psicología Social - link

 - Crítica de la vida cotidiana - link

- Teoría de los grupos en Psicología Social - link

- Un poco más sobre los grupos en Psicología Social -  link

- El psicólogo social mediador - link link link

- EPS. Emergencias psicosociales - link 

 

 

Alejandro Scherzer.

- De la familia edípica a la familia grupal - link

- La zona común. Lo mutuo. El área 4 - link

- Acerca de los grupos humanos - link

 

 

Juan Peralta.

- Algunas consideraciones para el trabajo con grupos - link

- Una nueva psicología social - link

- Teoría clásica de la Comunicación Humana - link

- Nuevos aportes a la Teoría de la Comunicación Humana - link

 

 

Olga Albizuri de García.

- Contribuciones del Psicodrama a la Psicoterapia de Grupo - link link link link

 

 

 

 


nacho-5a1.gif

 

capitalismo3.jpg

 

maritza.jpg

 

s_MLA_v_O_f_95786866_7374.jpg

 

psic-com-GIF

 

images.jpg

 

1.jpg

 

2.jpg

 

3.jpg

 

 

5.jpg

 

6.jpg

 

8.jpg

 

9.jpg

 

10.jpg

 

11.jpg

 

12.jpg

 

13.jpg

 

14.jpg

 

paulo_freire.jpg

 

15.jpg

 

 

19.jpg

 

19.png

 

fernandez_2.jpg

 

 

201205121530.jpg

 

descarga--1-.jpg

 

 

juan-carlos-de-brasi-ensayo-sobre-el-pensamiento-sutil-8859.jpg

 

 

22.jpg

 

23.jpg

 

images.jpg

 

11.jpg

 

31.jpg

 

41492_100000571663829_5270_n.jpg

 

1454684_10202470848563211_1498455843_n.jpg

 

photo

 

th

 

 

thCA8N2N6W

 

 

  marcelopercia

 

4920_1168788133858_1476723_n.jpg

 

 

1526831_10201885426680952_258206813_n.jpg

 

 

484166_477775705609464_2090049919_n.jpg

 

33875_10200303106965484_1175060871_n.jpg

 

63702_10200303105885457_39775591_n.jpg

 

206445_10200303105725453_796564820_n.jpg

 

259822_2198459766192_5870777_n.jpg

 

 

260046_4628449314412_697170409_n.jpg

 

261221_2198460966222_1352789_n.jpg

 

262095_2198464606313_7275238_n.jpg

 

263043_2223777159111_1488973_n.jpg

 

263065_2198464686315_1903767_n.jpg

 

264068_2198464286305_7352079_n.jpg

 

264519_2198464966322_6192431_n.jpg

 

264532_2198462086250_530337_n.jpg

 

267203_2198459366182_4575125_n.jpg

 

267430_2198463406283_1172438_n.jpg

 

267464_2198465126326_7709899_n.jpg

 

267465_2198462766267_2608034_n.jpg

 

267753_2198462846269_4687869_n.jpg

 

267781_2223797879629_1144798_n.jpg

 

268067_2198463246279_1789198_n.jpg

 

268148_2223777279114_337176_n.jpg

 

268290_2198464046299_1005721_n.jpg

 

269641_2198460286205_7878699_n.jpg

 

269742_2198462166252_7829532_n.jpg

 

269822_2198465046324_3357924_n.jpg

 

269872_2198462286255_2309341_n.jpg

 

270582_2198461326231_2882968_n.jpg

 

270834_2198463846294_5222836_n.jpg

 

271092_2198459486185_4678578_n.jpg

 

298500_2541531542772_1685500812_n.jpg

 

317710_2634916677342_1887011080_n.jpg

 

393200_4628425393814_262750695_n.jpg

 

398507_3325741227524_739726315_n.jpg

 

998330_10201539402992112_223944819_n.jpg

 

261327_2198460486210_3535661_n.jpg

 

 

404897_3338427224666_1423885464_n.jpg

 

425825_3344920546995_1023448207_n.jpg

 

432175_3325731227274_363487523_n.jpg

 

550600_10200303105485447_984886878_n.jpg

 

Muchas de las ilustraciones de las portadas de los libros escogidos, fue tomada del trabajo de Mariano Carrillo "110 libros de Psicología Social". 

 https://www.facebook.com/mariano.carrillo1978/media_set?set=a.2198458926171.130622.1388203438&type=1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1492179_559927457429829_903989338_o.jpg

 

 

 

 

Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados